viernes, 15 de enero de 2010

La casa de la palmera, Riobamba 144



 
Esta casa que aún existe en Riobamba al 100 guarda una historia que inspiró a Julio Cortázar para su relato "Casa tomada". La propiedad que fue de los Galcerán se ubica muy cerca del Congreso Nacional y debe su nombre, a la palmera del jardín frontal.




En este sitio vivió Doña Catalina Espinosa de Galcerán, con sus cinco hijos varones y su única hija, Elisa. La leyenda dice que los varones eran profesionales, deportistas y mujeriegos, lo cual trastornaba mucho a su hermana.



A medida que sus hermanos iban falleciendo de manera misteriosa, Elisa clausuraba una a una, sus habitaciones. Así lo realizó con las nueve habitaciones hasta que solo quedó el sótano donde la encontraron muerta; había tomado el mismo veneno que utilizó para con sus hermanos.

Los vecinos hablan de puertas que se cierran solas y de un malestar que ataca a los hombres que visitan el lugar. En 1992 Elisa murió y la casa quedó abandonada hasta que en 1997 abrió una escuela primaria. Paradójicamente, la escuela se llama “Puertas Abiertas”.